martes, 6 de enero de 2009

Sibilina Venganza

A los que me comentan de su abuelo/a, de su tío/a, de su vecino/a, de sus suegros/as, de sus jefes/as, de sus vacaciones, estreñimientos etc……decirles, ejem, que he abierto un blog.

Volvía de las vacaciones, con la resignación de saber que estaba todo visto, que otra vez tocaba ser espectadora de la vida de los demás. Aceptaba al fin, que el orden del universo era inversamente proporcional al motor que me hacía funcionar, de manera natural cada día. El mundo real no era amigo de confesiones, ni impulsos naturales, ni de intercambio de historias interesantes, sino de relaciones suspendidas en la superficialidad. Cada día, encontraba a unos y otras, que repetían sus historias cotidianas, saciando su necesidad de hablar de si mismos y sus circunstancias, sin importarles lo más mínimo, el interés que suscitaban sus relatos y aprovechándose de las normas sociales, hasta incluso para hacer doblete.

Pero, cada día me daba más pereza escuchar la vida de los queridos desconocidos de los demás, porque sabía que el resultado seguiría siendo inversamente proporcional a mi felicidad.

Así que, por primera vez no fuí considerada con el resto de la humanidad y abrí un blog, que al menos, siempre deja la libertad al lector, de cerrar su ventanita.

1 comentario:

Ratonov dijo...

¡Sonríe! Te enlazo desde El Correo. ;D